El bosque de la vida IVIRMA
Desde IVI decidimos crear, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente del 5 de junio, nuestro propio bosque compartido, dentro del proyecto Reforestum, de reforestación en Calahorra de Boedo (Palencia). Todo ello con el objetivo de mitigar nuestra huella de carbono y sumar una nueva vía a lo que mejor sabemos hacer: crear vida. Esta acción se engloba en nuestra Política del Sistema de Gestión de Calidad y la Política Ambiental, que refleja los principales aspectos de sostenibilidad ambiental.

Este bosque de la vida de IVI cuenta con una extensión de 1.08 hectáreas y absorberá más de 200 toneladas de CO2 en 40 años. Durante este tiempo, nuestro bosque capturará el equivalente a todas las emisiones de CO2 que hemos generado por los viajes y desplazamientos corporativos durante 2021.

Dichas hectáreas de bosque albergan 1.105 árboles de hasta 17 especies distintas, generando un sumidero de carbono. El bosque está dividido en participaciones forestales de 174m2, representando cada uno de los centros del grupo IVIRMA Global. Es aquí donde cada día nuestros profesionales crean vida.

Aunque nuestra actividad no es muy intensiva en emisiones de gases de efecto invernadero, nuestro propósito es hacer este ejercicio de modo voluntario como paso hacia una política activa y coherente en relación al cambio climático y al medio ambiente. Esta visión se traslada en acciones específicas transversales llevadas a cabo por las diferentes áreas de la compañía. Otras acciones:

– Transformación digital: En este sentido, una de las acciones sostenibles más importantes es el portal del paciente de IVI, del que un 80% de los pacientes hacen uso. Se trata de una herramienta con las últimas innovaciones digitales para contactar e interactuar con la clínica. Esta digitalización, además, nos ha llevado a reducir la documentación impresa en más de un 30% en 2021, en comparación con el año anterior. Además, en España, Italia y Portugal hemos reducido más del 60% la compra de papel en los últimos dos años, incidiendo directamente en la reducción de su consumo.
Otro de nuestros grandes avances en sostenibilidad ha sido la inclusión de la receta electrónica, en colaboración con el servicio de farmacias. Con esto, las pacientes no tienen necesidad de desplazarse a la clínica para recoger la receta en papel. El funcionamiento es que reciben un código QR en su aplicación del portal del paciente para poder retirar la medicación en la farmacia.

– Gestión de residuos y consumo energético: En todas nuestras clínicas en España disponemos de un control de residuos, cuyo objetivo es la minimización del riesgo asociado en la manipulación de estos, así como la cantidad de residuos peligrosos generados. Durante 2021, en comparación con el año anterior, conseguimos reducir en un 16% la cantidad de residuos peligrosos generados por transferencia. En el ámbito energético, nuestra prioridad es la optimización del consumo de energía gracias a la eficiencia en edificios, equipamientos y vehículos.

– Tapones para una nueva vida: Este proyecto nace de un convenio con la Fundación SEUR a través del cual hemos reunido 720.000 tapones de plástico para ayudar a un niño/a con una enfermedad grave. Además del fuerte componente social del proyecto, a nivel ambiental se necesitarían 360 árboles para absorber ese CO2 que nuestro Equipo Humano ha evitado con el reciclado de los tapones aportados.