Queremos contar quienes somos. Hablar de nuestros valores. Mostrarnos hacia fuera y también hacia dentro. Porque creemos que podamos inspirar a otras personas y entidades a ampliar su compromiso con la sociedad, las personas y el planeta. La responsabilidad social corporativa ha evolucionado mucho en los últimos años, desde la visión de una suma de acciones y proyectos de carácter social apenas vinculados al propio negocio, a una visión de impacto, en la que la responsabilidad social se va vertebrando en todas las áreas de negocio como un eje estratégico, dinamizador de talento, de innovación y de transformación positiva. Queremos contar nuestro viaje. Que, como cada viaje, es único. El nuestro, el de una empresa madura, mediana, familiar, del sector del calzado de moda.

Desde el año 2015 contamos con un Plan estratégico de Responsabilidad Social. Estamos adheridos a Pacto Mundial de Naciones Unidas y reportamos a través de nuestra memoria de progreso desde el año 2016. Pero nuestro viaje no comienza ahí. En el año 2009 obtuvimos el visado de nuestro primer Plan de igualdad de género. Las políticas de recursos humanos tendentes a construir un ecosistema favorable a la igualdad de oportunidades y la valoración de la diversidad nos han aportado grandes reconocimientos.

En el ámbito medioambiental, colaboramos con Adena / World Wide Fund for Nature durante los años 1997-98 y entre 2007-2012. Nuestro edificio de oficinas centrales cuenta con elementos bioclimáticos, placas solares, recogida de aguas, pluviales, etc. En el año 2014 obtuvimos la acreditación ISO 14001. Desde el año 2021, colaboramos con Oxizonia en la reforestación del Amazonas, como compromiso para compensar nuestra huella de carbono. Todo es poco. Nos exigimos y seguimos mejorando cada día.

Otro hito en nuestra evolución fue la constitución en el año 2013 de la Fundación Esperanza Pertusa, cuyo objeto es apoyar proyectos sociales enfocados a pobreza y exclusión social. Durante estos años hemos invertido más de un millón de euros en proyectos sociales. Y hemos creado los nuestros, como el programa Women4Change, que da visibilidad a mujeres líderes en el mundo, o AMAL Diversa SL, una mercantil con base social que promueve el empleo entre personas en riesgo de exclusión, siempre con el apoyo de Gioseppo.

Nuestra evolución también en el área de fabricación, en la búsqueda constante de mejora en dos líneas estratégicas: calidad de vida laboral de las personas empleadas y gestión medioambiental. Queremos ser motor de cambio para nuestros proveedores. Y lo estamos consiguiendo. En el año 2021 ya todos nuestros proveedores cuentan con una auditoría social. Que se suma a la de calidad. La seguridad del producto siempre fue una prioridad, porque nuestros clientes son el principal valor de la marca, pero nuestro compromiso se extiende ahora a través de proyectos de ecodiseño aglutinados en la etiqueta Have a Nice World.

En estos años hemos visto crecer los proyectos, hemos aprendido de grandes y pequeños, y nos hemos dejado llevar por nuestros valores como empresa familiar, comprometida con el futuro, con el legado a las siguientes generaciones. Y así, desde esta guía y con la ayuda de todo el equipo estamos construyendo un modelo de responsabilidad social corporativa de impacto, que se vertebra en el negocio, lo impulsa y lo embellece. Sabemos que no hay empresas grandes ni pequeñas: hay empresas buenas y empresas malas. La responsabilidad social corporativa nos ayuda a ser una buena empresa. Esta convicción nos anima a presentarnos a este importante reconocimiento. Para contarlo. Para seguir aprendiendo y compartiendo.