Nos presentamos a estos premios porque suponen un reconocimiento a la nueva categoría de cítricos y fruta de hueso neutros en carbono que acabamos de poner a disposición de nuestros clientes y consumidores.

La protección del medio ambiente es un pilar central de nuestro modelo de negocio, puesto que dependemos de la buena salud del ecosistema. En línea con nuestros valores de protección del medio ambiente, desde Citri&Co apostamos por prácticas agroecológicas con el propósito de ofrecer fruta fresca con un modelo sostenible y respetuoso a lo largo de toda la cadena de valor. El respeto a la biodiversidad, la conservación de la flora y fauna endémica de nuestras fincas, el uso eficiente del agua, y la gestión de plagas mediante técnicas de confusión sexual y control biológico, forman parte de nuestras prácticas de cultivo.

Comprometidos con la economía circular, realizamos una gestión integral de residuos en toda la cadena de valor, que nos permite reciclar y valorizar más del 90% de los residuos producidos dándole por tanto una segunda vida. Por otro lado, toda la fruta no apta para su venta es valorizada en la industria del zumo y/o utilizada como materia prima para la fabricación de piensos animales evitando el desperdicio alimentario.

Para la mitigación del cambio climático, y aun habiendo alcanzado recientemente nuestro objetivo de Zero Net Carbon Emissions, hemos fijado un objetivo de reducción de la huella de carbono del 40% en 2030. Para ello, hemos aprobado varios proyectos de inversión entre los que se encuentran la instalación de paneles fotovoltaicos para el autoconsumo de energía verde o la sustitución de los sistemas de refrigeración.

Nuestra apuesta por la protección del medio ambiente y el uso eficiente de los recursos naturales, nos ha permitido desarrollar una nueva categoría de cítricos y fruta de hueso neutros en carbono. Así lo refleja nuestro reciente análisis de ciclo de vida (ACV), con un alcance de la cuna a la tumba, en el que el balance neto de las absorciones de CO2 de nuestros cultivos son superiores a las emisiones GEI (gases de efecto invernadero). Dichos cálculos han sido verificados por una tercera parte independiente.

Esto supone un gran hito en el sector agroalimentario por nuestra contribución a la mitigación del cambio climático, así como al Objetivo Desarrollo Sostenible (ODS) 13 de Emergencia climática de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Sin duda, este es el resultado del trabajo y esfuerzo realizado durante muchos años priorizando prácticas de cultivo agrosostenibles en toda la cadena de valor.